¡Bienvenidos! Welcome!

Aquí aparecen algunas palabras escritas en nuestros talleres creativos los lunes en Mano a Mano. Gracias a New York Writers Coalition por apoyar la creencia que tod@s tod@s tenemos una voz digna de escucharse.

Favor de leer nuestras palabras con mucho cariño.

Ver nuestro libro “Voces con Eco” en Amazon.com


…………………………………………………………………………..

Here are some of the words we have written in our Monday workshops in  Mano a Mano. Thanks to New York Writers Coalition for supporting the belief that everyone has a voice that should be heard.

Please read our words with affection.

See our book “Echoing Voices” on Amazon.com


Anuncios

4 Responses to ¡Bienvenidos! Welcome!

  1. yayauhkitez dice:

    En la Gran Jícara Celeste se definió el augurio, la Piel del Jaguar, con su acomodo especifico de estrellas, género la forma geométrica que produce un resultado particular en el cuerpo de la Madrecita Tierra, influenciando con ello a todos los reinos de la naturaleza.

    No queda más que acatar el mandato, no ir en contra, prepararnos para el suceso. Así hablo Cuahtzin, el gran astrologó, el que puede leer el mensaje de las estrellas.

    El tiempo predicho por los ancestros, la antigua gente con raíz, de la cual somos descendientes, ha llegado. A partir de este momento, durante el ciclo de diez ataduras de carrizo, nuestra Tonantzin Tlalli es llamada al cambio. La sabiduría tendrá que ‘dormir’ vivir en el ensueño de nuestro pensamiento, el oro debe de ocultarse hasta llegado el momento en que una nueva Luna y un nuevo Sol se manifiesten.

    El Gran Tlatoani Moctezuma Xocoyotzin escucho pensativo y apesadumbrado el augurio. Sabia bien que cuando el ‘cielo habla’ se debe obrar en congruencia, pues ese impulso es irreversible.

    Llamando a sus colaboradores cercanos, Moctezuma se dirige al Cihuacoatl, el Gran Consejero y le notifica: mañana al amanecer parto a Teotihuacan, la ciudad de Los Dioses, hare ayuno durante cuatro días, escucharé La Palabra de quienes nos guían, acataré su consejo y mandato.

    Cihuacoatl responde con voz profunda, tu mente y corazón han hablado, quien mejor que tu para dialogar con la Palabra de aquellos por quien vivimos, sea pues como los has dicho.

    Tlahuizcalpantecuhtli la Estrella Venus, despedía sus radiantes destellos, anunciando el amanecer, cuando al punto Moctezuma era acompañado hasta Teotihuacan.

    Ascendió a la pirámide de Chalchihuitlicue, la que mira hacia Tianquiztli, a las Pléyades, sabedor que ahí se manifiesta Ometeotl, el Sol Central de la Galaxia.

    Después de haber ofrendado copalli a las Direcciones del Universo, permitiendo que el humo blanco del sahumador le envolviera y le purificase con su grato aroma, ubicado en el centro de ese microcosmos, asume la postura tantas veces practicada. Con gran eficiencia sus dedos se tocan entre sí activando meridianos de energía, vocaliza las palabras secretas del Nahuatlatoli, la invocación que le permite modificar su estado de conciencia y viajar a través de su naturaleza nagual.

    Las vibraciones de Mecatl, la urdimbre maravillosa de Petatl, el tejido de la vida, su armonía, su música le envuelve.

    Dirige su intento a Ver la causa que da como consecuencia el efecto que le ha sido anunciado: su ser emprende el viaje.

    El Viento del Norte se manifiesta, la voz de los ancestros, la casa de la sabiduría, el reino antiguo que sostiene y da estructura y firmeza, aquello que brota de lo profundo, tecpatl, Itztli, la negra y brillante obsidiana.

    Tezcatlipoca le otorga un espejo en donde se ve la verdad, observa unas raíces fuertes y vigorosas que se encuentran en el interior de una montaña, es Teocuhluacan Chicomoztoc, el lugar de los orígenes, con sus siete úteros o cuevas.

    La raíz se hunde en lo profundo y se transforma en un corazón de fuego, es Tleyotl, es piedra y fuego, es lava incandescente del centro de la tierra.

    De esa piedra – fuego emana la nota de armonía que sostiene la vida en el planeta, el tono vibratorio de Tonantzin Tlalli. Todo ello se manifiesta en fractales de luz, formas geométricas de infinita belleza que se combinan entre sí entrelazándolo todo. Es la energía Madre del Centro de la Tierra, la que asume la forma de Serpiente.

    Es una y son cuatrocientas, las serpientes tienen diversos rostros, tan pronto es Tlazolteotl, es Coatlicue, es Toci, es Cihuacoatl, su movimiento sinuoso tiene una belleza perfecta.

    Moctezuma exclama: ¡Madre he aquí a tu hijo, responde a mi ruego! ¿Hay alguna oportunidad en el ahora, en el espacio tiempo de los hijos del Anáhuac, aun podemos cambiar nuestro destino?

    Por todas las cabezas de serpiente sale el mismo sonido ‘IIIIIIISSSSSSSAAAAAAA’, hace tiempo que clamo por mis hijas e hijos, con lamentos nocturnos les llamaba. Desde lejanos tiempos, desviaron su camino, el arte de vivir en armonía, su conducta belicosa y su sed de conquista ha roto el equilibrio, ahora hay que compensar, no hay otro camino. Más en lo profundo hay esperanza, en la raíz todo esta intacto…, esa es la clave, ese es el tesoro que les otorgo.

    El sonido de cientos de cascabeles de serpiente envolvió el ambiente, hasta que de nuevo se hizo el silencio.

    Silencio que rompe el rugido de una Jaguara, todo el ser de Moctezuma vibra y se disuelve en espirales de energía cristalina.

    Es el Viento del Poniente, la Madre Chalchihuitlicue, La Madre Agua, la de la Falda de Jade, cuyos cristales infinitos le permiten a Moctezuma sentir el amor como nunca lo había experimentado. Es un amor gozoso que fluye en todas direcciones creando y recreando, es la Vida misma en su continuo cambio y manifestación que se da generosa, que se comparte.

    Nosotros las partículas del Agua, integramos el cuerpo de Chalchihuitlicue, somos la preciosa sangre de la tierra, somos el vientre en donde toda vida se gesta, somos el pecho que amamanta, somos la magia del círculo eterno de la vida, somos su memoria.

    Moctezuma clama a la Señora del Agua: Amada Madre Chalchihuitlicue, Señora de la Vida, Señora del Lago que nos circunda en la tierra que se nos dio por casa en Tenochtitlán, sálvanos madre, protege a tus hijos.

    ¡Hay mis amados hijos…! olvidaron y se distanciaron de la real esencia de las cosas. Recibieron mi herencia, mi legado, el conocimiento que lleva a la elevación de la conciencia, al logro de su florecer, la clave del ‘recordarse a sí mismos’, que a su vez les permitía saberse uno con todo.

    Eclipsaron su Luna y escondida esta la clave, para salir del laberinto tienen que vivir un nuevo comienzo. No pierdan su raíz, pues vendrán nuevos tiempos y en ella se encuentran todas las respuestas, la clave esta en el fondo, no en la forma, no miren las superficie de las aguas, vean en lo profundo de ellas.

    Los ojos de la Jaguara, transformados en dos cristalinas gotas de agua, le otorgan tres amorosas lagrimas, las que cubren el cuerpo de Moctezuma, su ser vibra en la poderosa esencia femenina del mar, río, lago, riachuelo, cenote, del agua sangre de la tierra, le envuelve el éxtasis del amor incondicional que nutre a todos por igual.

    De pronto, una majestuosa Águila Real se hace presente, sus alas producen intenso viento, que se traduce en sonidos nunca antes escuchados, es el sonido primordial, la Voz de la Palabra Creadora.

    Es el Viento del Oriente, aspecto masculino del ser, su elegancia en la palabra resuena en el intelecto de Moctezuma.

    La palabra del Águila dice: les entregue un don especial, una lengua maravillosa, la lengua Náhuatl, cuya armonía y congruencia, mantiene un intelecto ágil, una mente despierta, quienes te antecedieron con ello lograron maravillas.

    Más la razón hirió al corazón, desmembraron los aspectos que se necesitan para mantener el equilibrio, los complementos se distanciaron. El despertar predominante del aspecto masculino del ser, sin su complemento sensible, ajeno a las emociones, es un viento huracanado, que arrasa y todo lo vuelve yermo.

    Se quebró el Árbol Sagrado, el Tamoanchan. Distorsionaron los conceptos de la Serpiente de Plumas Preciosas y los usaron como pretexto. Sin entendimiento el miedo surge y separa, el egoísmo impera. Aparece el velo del olvido y no se reconocen como hermanos, se hieren unos con otros.

    El árbol quebrado no puede unirse, tiene que volver a surgir de la raíz, para volver a crecer sano y vigoroso, cobijando de nuevo a todos los reinos.

    Moctezuma no es capaz de pronunciar palabra, abrumado por tan claras verdades, comprende que no era posible continuar en el error, sabe que la enseñanza del Viento del Oriente, de Quetzalcóatl ha sido alterada, no queda alternativa, es necesario ‘barrer el camino’ para limpiar y purificar.

    De pronto, un cálido abrazo envuelve al Tlatoani. El Anciano Sabio, El eterno Joven de atuendo Turquesa, La Femineidad del fuego amoroso del Fogón, la triple flama del fuego danza a su alrededor, su crepitar es el movimiento continuo, es el tiempo, es la eterna renovación de la vida, es el principio y fin de todas las cosas.

    Ríndete al divino Fuego le dice todo su ser, permite que su esencia transforme tu realidad.

    Moctezuma con valentía y voluntad expresa: ante ti voluntariamente me entrego, hágase en mí el cumplimiento de la voluntad divina.

    Soy un fuego ‘doloroso’ responde el Viento del Sur, solamente quien es realmente guerrero llega hasta mí, los cobardes huyen ante mi presencia.

    Soy la alquimia perfecta, ella se realiza por mi intermediación, tomo los elementos dispersos y los transformo, los unifico, realizo una transmutación.

    En tu espacio-tiempo ya no hay otro camino para poder resurgir. Para sanar tiene que llegar el fuego abrazador, es inevitable el dolor, más de ello en otro tiempo surgirá una nueva flor.

    Moctezuma se dice así mismo, ya no hay más que buscar, el mensaje esta claro, con honor y dignidad daré cuenta de mi actuar.

    Cuatro días transcurrieron con su luz y su oscuridad. Al quinto día Moctezuma Xocoyotzin comprende perfecto su destino y él de su pueblo. El Señor que muestra su rostro enojado, vislumbra la razón de su Tonalli, el peso de un inexorable destino que se asoma por su faz, en total congruencia con su acontecer.

    Mas no hay temor en su corazón, ha visto, ha comprendido, ha aceptado. Su ser ya no le pertenece, lo ha entregado en ofrenda para alimentar a la nueva flor que brotará habiendo pasado el tiempo.

    Su corazón es ahora fuego, y emprende su camino…

  2. mesanger dice:

    Entró un historiador colorido y autóctono. Bienvenido.

  3. nick carbó dice:

    la poesia siempre suena mejor en Español! bravo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: