Los Lunes

veo el templo lunar y me quedo a quietudes mar. es posible que te vuelva a encontrar, que te vuelva a palpar. si mis huecos de la obscuridad nunca permiten tu brillo palpar. somon ser blindado que quedo a la siniestra de la dualidad, que movio los poros de grandez masas de una tempestad. el aroma  se vuelve neon, mientras mi cupula se empieza a desmotonar,

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: