El avance nacional

julio 6, 2012

i
País sordo,
población mutada,
quioscos esperan que el ayuntamiento encienda la luz.
A la periferia de esta oscuridad
alguien suele estar triste.
Alguien,
aforado,
trastocado por la obligación de ser ciudadano,
se sacude
como perro pulguiento
El avance nacional.
Mientras tanto,
por las mañanas,
antes de que los periódicos desenfundan su realidad,
antes de cualquier comentario humano,
los pájaros pasan sin saber cuantos son.
Antes de cualquier indicio de historia,
antes de que algo logre llamar la atención
antes de que el polvo sea un problema
insectos giran su música hacia adentro
en espera del momento sin tiempo.
(La espera es el infierno y el progreso ese balde de agua fria).
El avance nacional.

ii

La ciudad arranca
y pocos voltean
hacia el cielo,
este cielo que no es nada
porque nada pende de él.
Voltear hacia el cielo es volcarse al vacío,
pero decir cielo reconforta,
los nombres son mascaras,
son motes,
los nombres son muletas,
los colores en las banderas mueren,
definir reconforta
y el país no tolera el silencio.

Pero alguien corre la cortina,
alguien coincide con su sombra
y da pie al avance:
El avance nacional.

Anuncios

In Memoriam: Rita

marzo 15, 2011

La poesía es hambre de realidad
Octavio Paz

In Memoriam Rita Guerrero

Esta sed
abre sus puertas,
abre sus ojos como lince,
arriba como espuma matutina subiendo por la playa
como una mano atrapando el sexo.
Pronuncia palabras ciegas,
palabras muertas,
(tiesas) como perros muertos en el periférico,
perros podridos bajo el aura de moscas azules que zumban como podría zumbar la muerte.
Esta sed busca pozos lejanos,
busca la luna reflejada en el agua,
busca la noche averiada,
busca saciar sus pupilas en un jardín de tierra herida en donde las semillas lloran bajo la tierra y bajo el llanto germinan.

Bosque de espanto.
Bosque en donde la noche se esconde,
en donde esta sed se hinca,
como peregrino perdido,
esta sed busca un atajo.

Cárcel de luz,
rayos lunares atraviesan la ventana,
espigas nocturnas queriendo crecer,
queriendo alcanzar la noche oscura.
Frutos oscuros queriendo madurar,
queriendo pudrirse en algún lugar de la galaxia.
Pulpa astral.
Derrame de centellas y cometas
Esta noche es un cántaro roto.
Esta noche rueda como una moneda hacia la alcantarilla.
Esta sed es ancestral.

En un silencio como este fue que comencé a amarte,
comencé a desnudarte en un silencio como este.
Fueron pasos lentos los que me llevaron a ti,
atravesé tu cuerpo recolectando huellas de lumbre,
recolectando tus miradas perdidas,
fueron tus miradas migajas que comíamos al atardecer.
Mas que el Sol,
mas que la Luna,
fue tu boca la estrella fugaz que se perdía en mi boca y hacías de mi un curso,
un horizonte encendido,
fue tu sonrisa azteca la que no quiso sacrificarme
y bese tu frente en un silencio como este.

Mundo de vientos voraces que nos hace girar como la ultima hoja del otoño.
Mundo de criaturas empañados por filosofías,
por ciencias que agrietan el corazón.
Mundo de ciudades,
de ruinas digitales.
Imperios electrónicos.
Mundo de esclavos atados por las cadenas de la novedad.
Suicidas de lo inmediato.
Mundo de pasión pasiva.
Mundo insaciable que teclea sobre féretros buscando la ultima gota de información. Mundo inquieto.
Saqueador de imágenes y sonidos.
Carabelas invisibles entran por mis ojos y me he convertido en el conquistador. Desde aquí,
desde atrás de la cortina virtual,
hemos tardado en cerrar los ojos
y los sueños se han adelantado.


febrero 27, 2011

Escarbamos hacia arriba

buscando un pedazo de cielo

de la Patagonia hasta Tijuana

buscamos una salida: un alivio en el horizonte.

Subimos como la marea,

espuma humana

desintegrada,

que al volcarse con la frontera

todas nuestras historias

salen de nuestros bolsillos

y quedamos vacíos.

Cruzamos parajes,

seguimos a la estrella,

el silbido del desierto

nutre la silueta que la atraviesa

y el corazón es la mejor brújula en la oscuridad.

cruzamos mares,

puentes,

cruzamos lineas,

cruzamos el destino

y abatidos

descansamos en el regazo de las tecnologías.

Pero aquí no termina todo,

empieza la nostalgia,

brotan las palabras

que hierven como brasas al aire

y reconozco esa voz,

esa voz,

paralela a la sangre.


Sin pista # 2

septiembre 2, 2010

Saber caer

no hablo de hojas otoñales

ni de estrellas fugaces

ni de sombras de telarañas

hablo de caer

de saber caer

no hablo de los lujos de los gatos

no hablo de palacios opacos

o de desiertos no visitados

no hablo de peces que mareados de poesía tejen burbujas

o mas bien el río los teje

no hablo de mosaicos

de parajes

no hablo de siglos empinados que sulfuran sangre

no hablo de la tendencia de la mosca a quedarse

no hablo de clausuras

no hablo de susurros

no hablo de esos pequenos rasguños de Dios que da la tarde

no hablo de esos pequeños aplausos de Diablo que da la noche

no hablo del éter

no hablo de” todo el silencio”

no hablo de islas muertas

ni de colapsos

no hablo de conceptos crudos

no hablo de desviar tentaciones

no hablo de la autopsia de los alacranes


Q.D.E.P

agosto 4, 2010

Tu muerte me ha hecho que me asomara dos veces mas por la

ventana.

Mas de lo necesario.

Se que nunca tocamos el tema.

Creo que solo una vez:

una vez mientras la espuma de la playa hacia su recorrido

interminable,

ese desaparecer tenue

que solo en la arena se puede presenciar.

“yo vivo aquí porque quiero morir aquí”

murmuraste,

mientras las palmeras hacían lo suyo con el sonido de siempre

mientras las olas hacían lo suyo con el vaivén de siempre

mientras nosotros dejábamos el tema de la muerte morir

mientras que la luz desgastaba la tarde convirtiéndolo todo en

purpura

mientras que el Sol bajaba al atardecer como moneda por un surco

celestial.


El Templo

julio 28, 2010

Este templo es mi muleta.

Es el trapo negro que cubrirá la luz de mis heridas.

Es la ventana rota que nunca arreglaré

(será por ahí por donde entre el frío invernal de mi vergüenza).

Este templo parara mis lagrimas.

El silencio será la trampa en donde mi pasado nunca morirá…

y no me atreveré a abrir los ojos porque Dios vera a través de mi.


junio 15, 2010

Las cosas
que llevaron
les fueron inútiles


tan inútiles como esa arena que estorba en los zapatos


tan inútil como esas unas que te muerdes a altas horas de la madrugada


tan inútiles como esas sombras desatendidas


esa saliva inútil


que acarrea el lenguaje de los payasos


inútiles como ese análisis de la vida


inútiles como ese latido que no engendra sino degrada

Las cosas
que llevaron
les fueron inútiles

era mejor llegar con las manos vacias