escondrijo

septiembre 18, 2014

En la espesura del viento.
donde revoloteo el petroleo
aremos un cambio por el amor abnegado
somos bestias sin control
ya que el control nosotros lo realizamos
como un truco bajo del agua
nuevamente me brilla el negro
y veo el vacio en comparacion
con tu corazon mutilado
mas alla del narco
la vida es un panal de miel
cada vez se escurre mas de los dos.
la promesa sigue en pie.
espero encontrarte afuera del escondrijo.

Anuncios

Aniversario

junio 2, 2013

Cada dia grabado en panfletos,
Son memorias que ayudan a sostener el gran cimiento,
A la par del viento se mueve la de faldas de jade, la que en su piel lleva el transminar de oraciones. hoy es un mundo nuevo, nos despertamos mirando nuestra crudeza y nos abrasamos aunque el festin de fin de semana no se cumplio en luna llena, pintamos en la ventana la constelación perfecta que amarra nuestros simbolos, gran amor se refleja a todo lo desgarrado por nuestra amena rutina. Hoy por ser tu cumpleaños, cantaba rigo tovar


Necesito Silencio

septiembre 24, 2012

Necesito una jarra con el agua a medias,
Pero entiende! No un cantaro como aquel que tiras al pozo,
cuando estas enojado porque la madrugada no te trajo ni el rocio, ni el ocio.
No!

Necesito una jarra pero sin mango, para poderla abrazar como mi abuela abrazaba la bomba despues de fumigar la casa y los zancudos tocian a carcajadas.

Necesito una jarra de color…
de color sincero, no muy grande pero tampoco un tintero.

No quiero un tinaco!
Ni necesito un bebedero.

Quiero una jarra a medias aguas para llenarla de besos.
para retacarla de bosteces y entrecejos como esos que reviento en las mananas que no te veo.
Necesito una jarra para derramar todo mi ruego,
mis retazos,
mi amor viejo,
mis cuentos mis mentiras mis lagrimas y mi atole seco.
Solo la mitad para ahogar mi silencio,
por que te necesito,
te necesito…


septiembre 14, 2012

Los Lunes

veo el templo lunar y me quedo a quietudes mar. es posible que te vuelva a encontrar, que te vuelva a palpar. si mis huecos de la obscuridad nunca permiten tu brillo palpar. somon ser blindado que quedo a la siniestra de la dualidad, que movio los poros de grandez masas de una tempestad. el aroma  se vuelve neon, mientras mi cupula se empieza a desmotonar,

Ver la entrada original


veo el templo l…

septiembre 14, 2012

veo el templo lunar y me quedo a quietudes mar. es posible que te vuelva a encontrar, que te vuelva a palpar. si mis huecos de la obscuridad nunca permiten tu brillo palpar. somon ser blindado que quedo a la siniestra de la dualidad, que movio los poros de grandez masas de una tempestad. el aroma  se vuelve neon, mientras mi cupula se empieza a desmotonar,


telaraña

marzo 28, 2012

Al chavo andrajoso le decian el telaraña, un chavo con manos pegostiosas y muchas mañas.
entraba a una tienda y salía con disfraz de porcelana.
eso me recordo a los cuantos del abuelo, que nunca padecio hambre, aunque en su pueblo no habia tecnologia, ni la onda del telecontagiaste; siempre desde chico fue adiestrado a la caza, reconocio desde temprana edad el lugar donde habito,
lo dejaron por momentos solo en el campo, en los cuales se orientaba, hasta encontrar su casa, mas despues le cerraban los ojos al lado de un cuarto encuavado y despues fue rodeado por todos los del movimiento de vanguardia: tunas, chayotes y nopales formando una telaraña de espinas alrededor de su entorno.
existen redes que no las miras, pero te atrapan, se atan ati con su pegostiosa telaraña.
por eso el abuelo me dejo vivir solo, nunca buscar de la gente sus sentimientos citadinos, el me enseño a pegarme al mundo, pero ahora recuerdo que esta telaraña no me ha dejado ser lo que el abuelo tenia para todos.


segunda parte del texto

diciembre 2, 2011

 

A decir verdad de todo este movimiento, toda esta escena que carece de un guion director y drama se conserva oculta y privada casi estática dentro de este cajón con seis puertas y una salida de emergencia, mas otra puerta que te conduce a otro similar a este, solo que con diferentes personajes, si la curiosidad te mata la paciencia con tan solo girar la cabeza hacia el otro interior y estiras el cuello te darás cuenta que todo es repetitivo, gente en profundo sueño, otras que escuchan música y menean la cabeza al ritmo que solo ellos disfrutan, gente que lee libros en idiomas de otro mundo, otras que hablan y bromean entre si, y si pasas a otro y luego a otro siempre es igual a todos como si la vida misma se encontrara prisionera ahí dentro de ese cajón de seis puertas y una salida de emergencia.

Mientras te relato esto el tren corre por encima del Williamsburg, y desde aquí en mi espacio reducido del cajón donde me encuentro parado leyendo un libro de mi segundo idioma y con mis auriculares escucho música que solo yo disfruto sin poder evitar acompañar el ritmo meneando la cabeza, sin importarme que la persona de enfrente me mire con desdén, sin importarme que su expresión entre si sea “la pinche tecnología” por que ademas observa a la chica entretenida con su tablita sensible al tacto. De pronto algo perturba el trayecto repetitivo de mis pupilas y entonces divisan unas construcciones enormes sumergidas envueltas por la neblina espesa que exhala el rio Hudson, como señal de protección y de paz, y entre mis pensamientos brota una frase sin pensar pero lo entiendo y entre mi digo: “la ciudad santuario”. 

to be continue))